Lubricante Efecto Calor

¿Qué mejor para disfrutar del sexo que una noche ardiente? Ahora con el lubricante efecto calor podrás calentar todo lo que necesites en un santiamén. Aumenta tu sensibilidad y consigue sensaciones nuevas con estos geles de efecto calor.

¿para qué sirven los lubricantes efecto calor?

Es posible que hayas oído hablar maravillas de este tipo de lubricantes, y no es para menos. Los lubricantes con efecto calor aumentan la sensibilidad en tus zonas erógenas mejorando mucho tus relaciones sexuales.
La mayoría de ellos son incluso comestibles así que podrás practicar el sexo oral para darle una nueva sensación a tu pareja.

¿Cómo funcionan?

Es posible que te preguntes cómo puede un gel a temperatura ambiente dar sensación de calor. Este tipo de lubricantes llevan en su composición principios activos como son el alcanfor, capsaicina o caléndula que activan los receptores del calor. Gracias a esta activación tendrás la sensación de que la zona está caliente aunque realmente la temperatura no haya subido.

Es posible que las primeras veces usando el lubricante efecto calor, si no estás acostumbrado, te resulte una sensación algo extraña o demasiado caliente. Esto es habitual en el inicio, hasta que te acostumbras a su efecto.

Digamos que es como el picante, la primera vez que lo pruebas no es igual a cuando lo usas a menudo.

Por qué usar el lubricante efecto calor

El gel efecto calor es maravilloso para aumentar la sensibilidad de esas zonas íntimas. Poco a poco irás notando un cosquilleo y como si aumentase la temperatura. Esto hace que cualquier roce, caricia o beso te deshaga de placer…

Estos productos los puedes usar perfectamente con preservativos ya que la mayoría están hechos a base de agua y son aptos tanto para el sexo anal como vaginal. Además en conjunto con los lubricantes efecto frío producen una sensación única.

Si quieres experimentar con el lubricante efecto calor tenemos una gran selección en nuestra tienda. Las principales marcas del mercado a precios muy económicos.

Carrito de compra